Los uniformes invaden la ciudad

3 03 2008

Vuelve marzo, y con todos los gastos y dolores de cabeza también vuelven los uniformes… una carga que no sólo deben soportar los “pingüinos”… El regreso a las responsabilidades se nota, se huele en las calles y sólo hay que buscar, como lo hizo Daniel Acevedo.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

3 03 2008
ALEJANDRA LOPEZ

JAJAJA!!!!!!

HOY VUELVO A MI TRABAJO DESPUÉS DE UNAS MERECIDAS VACACIONES Y ME ENCUENTRO CON SU REPORTAJE, NI SE IMAGINAN LA RISA QUE ME DIO YA QUE YO USO UNIFORME EN MI TRABAJO.

LA VERDAD ME ALEGRARON EL DÍA YA QUE NO ME SENTÍ TAN SOLA.

BESOS A TODOS Y FELICITACIONES POR SU CUARTA TEMPORADA!!!!!!!!!!!!!!!!

4 03 2008
VeriSchi

Ayer volví de mis vacaciones y, adivinen qué, en mi trabajo están todos uniformados, jajaja. Ahora nos identificamos así: las delantales blancos = administrativas; los(as) delantales azules = aseo; las(os) poleras azules con logo institucional = atención al cliente (venta y postventa) ¿qué tal? Así es que nos unimos al “selecto” grupo de los uniformados.

Felicitaciones por esta nueva temporada. Ahí seguiré frente a la pantalla viéndolos y escuchando sus atinados comentarios. Mucho éxito para este año.

4 03 2008
David Gomez

Ivan, creo que el uniforme en vez de igualar o de dar una imagen plana a alguien, lo hace participe de una identificacion con el lugar de trabajo y con la empresa a la cual representan, ademas el ahorro en tenidas es grande, ya que no se requiere de una tenidad para cada dia, imagina una mujer no puede repetir la misma tenida dos dias seguidos, y en la semana no puede ir con la misma tenida dias por medio, por lo que le queda un solo dia a la semana asi en la semana tenemos cinco tenidas diferentes, y como no se puede ir dias por medio tenemos que el lunes y el viernes no se puede repetir, son siete tenidas, en resumen al mes se requieren 28 tenidas para que un mujer este conforme con su vestuario, eso sin contar que cada par de zapatos debe convinar con las tenidas, si asi lo vemos seria un gran impuilso a la industri textil y del calzado, por una parte seria bueneo, en el caso de los hombres da lo mismo que se repitan el terno total nadie se da cuenta, y solo con cambiar la corbata y la camisa ya tienes una tenida nueva, insisto que son complicadas las mujeres.
david

4 03 2008
VeriSchi

David, déjame contarte que donde yo trabajo, hasta antes de los uniformes impuestos este verano, los hombres se preocupaban tanto de sus tenidas que no repetían ninguna en la semana y rara vez se les veía la misma ropa en lo que abarcan dos semanas. Me atrevería a decir, incluso, que lo único que caía en el plato de la repetición eran los zapatos. Así es que eso de que las mujeres nos complicamos con las tenidas en el trabajo, se está propagando a los hombres, cosa que se agradece porque denota preocupación por su propia apariencia. Además, el secreto no está en tener 28 tenidas para quedar tranquila con el vestuario, el secreto está en saber y poder combinar lo que se tiene… salvo que se tenga la “mala” suerte de trabajar en un lugar donde la apariencia es lo que más importa (agencias de modelos, de publicidad y otros lugares afines) y todas están preocupadas de qué te pusiste cada día.

4 03 2008
VeriSchi

P.S. en la frase “lo único que caía en el plato…” entiéndase la expresión caía como conjugación del verbo caer, y no de caber. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: