La columna de Iván Valenzuela

10 06 2008

Marcelo Bielsa

Marcelo Bielsa es un tipo inteligente, choro y de otro nivel. No puedo estar más de acuerdo con mi amigo Felipe Bianchi cuando en su columna de hoy en El Mercurio dice que el DT enfrenta a “la familia del fútbol chileno, esa linda majamama de jugadores, técnicos, dirigentes y periodistas que no entienden lo que tienen al frente ni aunque se los muestren con vela”. Es cierto, pienso. Bielsa se enfrenta a un medio mediocre y busca su mejoría.

Y en el camino es fácil confundirse.

Los micrófonos ambientales de Canal 13, por ejemplo, no son su enemigo. Tampoco lo es uno de los funcionarios más antiguos del Canal, Sergio Opazo, operador de audio que es el responsable de esos micrófonos en, por ejemplo, Vértigo, el Festival de Viña y las transmisiones deportivas.

Es posible que uno de esos micrófonos se haya orientado hacia la banca chilena, porque lo que se dice ahí no sólo es interesante, sino revelador. Es por ejemplo lo que ocurrió con una cámara y un micrófono que el presidente del fútbol de la Católica no advirtió mientras amenazaba jugar la revancha contra Colo Colo con la juvenil. Después dijo que jamás había dicho eso, pero los que estábamos viendo el CDF sabemos que lo dijo. Y dos veces.

Al presidente católico le puede dar rabia, puede encontrar que el micrófono es entrometido y que por último no es culpa suya porque estaba “caliente” después de que habían expulsado a varios jugadores y quedado casi eliminados del torneo. Lo que nadie puede sostener es que el pasillo hacia los camárines, donde las cámaras y el audio del CDF tiene derechos para estar, es un lugar privado.

Lo mismo pasa con Bielsa.

Sergio Opazo es un gallo con personalidad, profesionalismo y enorme experiencia. Los micrófonos ambientales están puestos de esa forma, para captar también lo que dicen los técnicos, desde hace mucho tiempo. Y si alguien le toca sus micrófonos, no sólo Sergio, cualquiera de nosotros reacciona mal. Puede que haya necesidad de más diálogo para ver cómo lo vamos a hacer con los micrófonos de aquí en adelante.

Lo que no puede sostener Bielsa es que disponer esos aparatos de la forma como la gente de Deportes 13 quiera equivale a mirar por la cerradura. No es lo mismo. Una cancha de fútbol, más aun en un partido amistoso por el que se han pagado derechos de televisión y entrada, es un lugar público.

Soy un admirador de la inteligencia de Bielsa.

Pero en esta vuelta se excedió. Porque nadie en Canal 13 trabaja para que se enoje. Y porque los micrófonos y las cámaras le podrán molestar, pero están en un lugar autorizado, público y pertinente. No para que se inhiba y no dé las instrucciones que tiene que dar. Tampoco para juzgarlo por las cosas que dice “en caliente”, sino para captar esa parte del espectáculo futbolístico que los hinchas adoran, esa que revela mínimamente el secreto del camarín, que sí es el verdadero lugar privado.


Acciones

Information

3 responses

10 06 2008
CLauD!o

hay que recordar que por algo le dicen “el loco” …
al menos le subió el pelo a la selección. se nota la disciplina. si resultamos últimos en la eliminatoria, por lo menos seremos ordenados y disciplinados, y no habrá vacas sagradas que vienen de Europa de vacaciones.

saludos, sin micrófonos.

10 06 2008
depor

hola te invito a que visites la siguiente direccion
http://mexicanadeportada.wordpress.com/

10 06 2008
anthony jaque

😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: